por-que-convertir-bicicleta-electrica

Convertir una bicicleta tradicional en una bicicleta eléctrica es ya posible gracias a los kits eléctricos adaptables. Los últimos datos de ventas apuntan que el uso de bicicletas eléctricas cada año aumenta considerablemente. Los usuarios ya han vencido sus miedos y sus prejuicios a esta modalidad y es que quien lo usa por primera vez queda enamorado.

 

El primer motivo que te podemos dar es el típico de la contaminación, el medioambiente y el sistema de transporte sostenible. Pero mucho más allá de eso se trata de vivir una nueva experiencia. Única, distinta y muy diferente a la que puedes estar pensando. Si no has probado cómo reacciona una bicicleta eléctrica deberías hacerlo. Cuando te subas a una lo comprenderás y querrás transformar de inmediato tu bici con un kit de calidad. Y si no tienes bici querrás comprarte una para adaptarla.

 

Para vivir esta experiencia y tener una bicicleta eléctrica existen dos opciones en el mercado: un usuario puede comprar una bicicleta o puede instalar un kit a la que tiene o a la que se va a comprar. Ambas opciones son muy buenas pero la segunda permite elegir cualquier tipo de bici más concreta: de montaña, de carretera, de ciudad…

 

Como ocurre con todos los productos, a la hora de elegir un kit para tu bicicleta debes tener en cuenta diferentes factores. Ya hay muchos en el mercado. Se pueden conseguir en cualquier tienda online o incluso instalarlos en casa por tu cuenta. Sin embargo como ocurre con todos los casos, al final es recomendable acudir a centros especializados y a productos de calidad porque de lo contrario lo barato suele salir caro. Todo depende de las prestaciones y de la calidad que busques.

 

La mejor opción es contar con una tienda especializada en bicis que te pueda instalar el kit y eso ya es posible porque debido a la gran demanda de este producto, todas las tiendas especializadas en bicicletas se están poniendo al día con este tema y ya ofrecen la instalación y conversión de tu bicicleta a bicicleta eléctrica. Con garantías, con calidad y evitando cualquier problema.

 

No te olvides de que convertir una bicicleta tradicional en eléctrica no tiene por qué ser sinónimo de no querer hacer ejercicio ni mucho menos de ser vago. En las bicis eléctricas tú sigues siendo el motor, tú sigues teniendo que dar pedaladas. No pienses que será como llevar moto. Seguirás sudando pero el asistente de pedaleo te ayudará en el empuje eres tú el que tiene que darlo.

 

¿Tienes bicicleta? ¿Estás pensando en adaptarla? O ¿ya has probado tu experiencia con una bicicleta eléctrica? No dejes de contárnoslo y compartirlo con todos nosotros.