Si tienes alguna pregunta que en esta sección no está contestada, no dudes en mandarnos un mail o escribirnos en el formulario de contacto.

Una bicicleta eléctrica es una bicicleta tradicional a la que se le ha acoplado un motor eléctrico y una batería recargable en un enchufe estándar.
EL motor puede estar integrado en la rueda trasera, delantera o en el eje de pedalier y es este el que ayuda al avance de la bicicleta gracias a la energía que recibe de la batería.

La parte eléctrica hace que la tracción sea la suma del pedaleo más la asistencia que proporciona el motor, en función del nivel de ayuda elegido por tí el cual determinará el esfuerzo que desees desarrollar. Esto puede variar desde un esfuerzo similar al que harías en una bici normal, hasta un esfuerzo mínimo que puede permitirte subir cuestas sin cansarte en absoluto. eBIKE75 utiliza cinco niveles de asistencia en sus kits de conversión eléctrica.

Acorde a la legislación vigente, el motor de una bicicleta eléctrica no puede sobrepasar los 25 Km/h y la potencia debe ser inferior a 250W. El motor además debe pararse cuando se deja de dar pedales.

Según el modelo de bicicleta, ésta pueden operar de hasta tres maneras diferentes:

  1. MODO ELÉCTRICO. Es decir, sin pedalear y a través de un acelerador. De acuerdo a la legislación vigente no tiene consideración de bicicleta sino de ciclomotor. Por ello su uso está sometido a los mismos requisitos de los ciclomotores (seguro, matrícula, etc.)
  2. PEDALEO ASISTIDO. Sistema utilizado por eBIKE75. Las bicicletas eléctricas llevan incorporado el sistema P.A.S. o similar de pedaleo asistido (también llamado Pedelec). Utilizan un motor eléctrico para asistir al ciclista cuando así lo requiera. Se acciona el motor, y al empezar a pedalear podrás realizar un paseo sin esfuerzo que te llevará hasta una velocidad máxima de 25 km/h. A partir de ahí podrás usar los cambios de marcha si quieres ir más rápido. En el momento que frenes o dejes de pedalear el motor dejará de funcionar.
  3. SIN ASISTENCIA. Igual que una bicicleta convencional. Si la batería se puede desmontar fácilmente, como ocurre con el sistema de eBIKE75, el ciclista puede reducir el peso de su bicicleta.
Las razones son varias:

  1. ES MÁS ECONÓMICO. El kit tienen una diferencia de precio considerable respecto a una bicicleta eléctrica, incluso adquirir por separado el kit y una bici.
  2. NO HAY QUE COMPRAR OTRA BICICLETA: podemos convertir en eléctrica la que ya tenemos. Los kits de eBIKE75 se pueden instalar en prácticamente cualquier bicicleta. Pregunta en tu Punto Oficial si lo puedes montar en tu bici.
  3. COMPLETAMENTE ADAPTABLE A TUS NECESIDADES. Las bicicletas eléctricas suelen venir con una serie de componentes de fábrica perfectamente integrados en la bici, lo que implica: Ante una avería de la parte eléctrica tienes que dejar la bicicleta para su reparación. Con un kit de eBIKE75 lo desmontas y lo llevas a un Punto Oficial, mientras tanto puedes continuar disfrutando de tu bici. eBIKE75 ha desarrollado por completo su sistema, por lo que cualquier adaptación es posible. En otros sistemas, o bien no los realiza el fabricante o puede suponer un coste añadido excesivo.
  4. LIBERTAD DE USO. Puedes montar el kit en la bicicleta que quieras cuando quieras.
  5. MEJOR ACCESO A LOS REPUESTOS: fabricamos y desarrollamos nuestros componentes en España. Nunca te quedarás sin repuestos. Además, los elementos de los kits suelen ser más fáciles de encontrar y cambiar que los de una bicicleta eléctrica de fábrica.
Los kits de eBIKE75 contienen los siguientes elementos:

  1. Batería: Es el dispositivo en el que se acumula y suministra la energía eléctrica que alimenta a la controladora, que moverá el motor y por consiguiente a la bicicleta.
  2. Controladora: Su función es la de regular el caudal de energía eléctrica suministrada por la batería para accionar al motor. Alimenta al motor por medio de «impulsos».
  3. Motor eléctrico: Tiene la función de asistir en función del pedaleo del ciclista, porque se desconecta si el ciclista no pedalea o frena.
  4. Sensor de pedaleo: También llamado PAS o PEDELEC, detecta el pedaleo y envía una señal al controlador, a través de un imán y un sensor, para que ajuste el nivel de asistencia que debe proporcionar el motor.
  5. Pantalla de control de asistencia: Los kits disponen de un display instalado en el manillar, que permite al ciclista regular el nivel de ayuda deseada y conocer el estado de carga de la batería, autonomía, etc. En función del modelo, el panel permite acceder a los datos propios del odómetro, como distancia recorrida, velocidad, medias, etc. así como posibilitar al usuario encender y apagar las luces.
Los kits de eBIKE75 tienen una garantía de 2 años contra cualquier defecto de fabricación.

La garantía no cubre la utilización inadecuada, ni la manipulación no autorizada de los componentes del kit. eBIKE75 tampoco se responsabiliza de la instalación inadecuada del sistema, ni de las consecuencias que dicha instalación pueda ocasionar al sistema, al vehículo o al propio usuario.

Ante cualquier avería, debes dirigirte en primer lugar al Punto Oficial donde fue instalado tu kit. En su defecto puedes acudir a cualquier taller autorizado eBIKE75. Estos centros especializados tienen la capacidad de resolver cualquier asunto de mantenimiento y reparación de tu Kit. En todo caso, eBIKE75 cuenta con un servicio post-venta cualificado y una gran variedad de repuestos específicos.

Para reparaciones dentro de garantía, el coste de la mano de obra y los materiales corren por nuestra cuenta.

No obligamos a nadie, por lo que si decides acudir a cualquier otro taller de reparación debes tener en cuenta que, la mayor parte, no tienen conocimientos específicos sobre bicicletas eléctricas en general y sobre nuestro kit en particular. Cualquier manipulación por personal no autorizado por eBIKE75 podría anular la garantía.

Podríamos decir que el mantenimiento es escaso. Se limita a una serie de revisiones prescritas por eBIKE75 para controlar el estado de sus componentes.

Al margen de esto, hay que tener en cuenta que, en caso de tener que almacenar la batería durante un período de tiempo prolongado, es importantísimo no dejarla totalmente descargada, puesto que la batería podría dejar de funcionar. Simplemente se recomienda cargarla hasta dos tercios de su capacidad, cada mes y medio, para prolongar su vida útil.

El resto del mantenimiento es igual al de cualquier otra bici: debes llevar los neumáticos con su presión correcta, los radios tensados, la cadena lubricada, etc.

El ser humano promedio puede pedalear de forma constante unos 100w, Alberto Contador como unos 500w.

Una persona de complexión media, en terreno llano, puede mantener una velocidad de entre 25 y 30 kph con un motor de asistencia al pedaleo de 250W.

A medida que aumenta el peso, la inclinación del terreno, el viento, etc. la demanda de potencia sube y sube…

Interpretar la potencia en Watts no es muy exacto. Todo está en la letra pequeña y la manera de analizar la suma de los datos. Muchos vendedores de bicis eléctricas ni siquiera entienden lo que las cifras representan, Watios(sic) para empezar.

(V)oltios x (A)mperios = (W)Vatios

Voltios = velocidad, mayor tensión(voltaje) significa una mayor velocidad máxima (Rpm). Esto se multiplica por los Amperios (del controlador NO DE LA BATERÍA, cuyo resultado sería multiplicar la tensión/voltaje por los amperios de la batería v.g. ,24Vx10ah se expresa en Wh e indica “los litros de gasolina que tenemos en el depósito”) = amplificadores de potencia. A más amperios en un mismo motor y mismo voltaje se obtendrá mayor par, aceleración y poder de subir cuestas, determinado por el “controlador” e indirectamente por la batería. Si la batería está limitada en su descarga por el controlador en 20A, da igual que la batería pueda liberar 40A y a la inversa: la descarga no pasará de 20A.

En conclusión, Watios es igual al resultado de voltios por amperios. Por ejemplo, 36v x 10A = 360W

Al navegar por internet y encontrar “500w”, “750w” o “1000w” o 10A, 24V… son números casi sin valor a menos que se pongan en perspectiva en su conjunto…

Para saber lo que puedes esperar del kit recuerda: controlador voltaje y los «Amps máximos»

Es muy difícil calcular la autonomía para un uso y motor específico, ya que varía y depende de múltiples factores. Para sacarle el máximo a la que tienes un par de consejos.

Para un cálculo aproximado del consumo en llano sin pedalear, sin viento de una bici y persona normales con una batería de litio, vale la siguiente fórmula general: (Voltaje de la batería) X (amperaje de la misma) X (km/h del kit o bici) dividido entre la potencia nominal. Por ejemplo, 24V X 9Ah x 25kmh/250W= 21,6km.

¡Es la gran pregunta! Para ayurdarte a resolverla eBIKE 75 propone que prestes atención a los siguientes puntos para una buena elección según tus necesidades:

  1. La capacidad total de cargar/descargar energía. Si bien para motores de 250W circulando en llano no es tan dramático, a medida que aumentamos la potencia o enfrentamos cuestas fuertes necesitaremos unas baterías que sea capaces no sólo de almacenar xAh sino de liberarlos, al menos, con la misma rapidez que los vamos a consumir. Por ejemplo con una batería de 24V 10Ah: de nada nos sirve una batería de 10A, si luego mi controlador y mi motor son capaces de consumir 20A en 20 minutos y la batería no puede proporcionárselos. Esa tasa de descarga es lo que se conoce como “C”: 1C significa que la batería es capaz de dar no menos de su capacidad nominal (en el caso del ejemplo de 10A) de manera continuada hasta “vaciarse”. El factor C es independiente del voltaje: una batería de 10Ah capaz de entregar 10A de manera continua será de 1C independientemente de si es de 12V, 24V, 36V, 48V.
  2. Densidad energética. Nos habla de cuánta energía podemos concentrar en función del volumen y/o peso del material de la batería que utilizamos para almacenarla.

Algunos materiales son:

  1. Plomo: en todas sus variantes. Con y sin mantenimiento(selladas) de plomo-ácido y AGM (fibra de vidrio absorbente): robusto, de bajo costo, fáciles de conseguir pero pesadas y de baja densidad energética
  2. Litio
  3. LiFePO4: muy adecuado para pedelecs, ya que tiene gran número de ciclos de carga-descarga. Un poco costosas a corto plazo aunque luego se amortizan.
  4. Li-Ion: los clásicos. Son las más difundidas como baterías de litio aunque están siendo paulatinamente sustituidas por las LiFePo.
  5. Li-Mn de la batería: también adecuado para bici eléctricas porque sus celdas son robustas, algunas veces no es necesario el equilibrado/balanceado individual de las celdas y tienen relativamente un alto número de ciclos
  6. Níquel
  7. NiCd: obsoletos, tóxicos
  8. Pila recargable NiMH: compromiso entre precio, rendimiento y peso. Paulatinamente en desuso. Efecto memoria.

Vida útil y N° de ciclos: No basta con saber cuánto cuestan sino que hay poner ese valor en perspectiva para saber cuánto van a durar y ver en cuánto se amortizan unas y otras y otras. En ese sentido está bien empezar con unas de plomo, pero a la larga gastaremos menos dinero con unas de Litio (LiFePo4/LiPo-bien cuidadas). Las de litio pueden durar 10 veces más que las de plomo y mantener más del 70% después de 500 ciclos carga-descarga.

¿Cuánto cuestan? las baterías más baratas suelen ser las de plomo. Las de litio tienen un amplio abanico de precios, pero las menos costosas son las LiPo, luego las Li-Ion. Las más caras son las LiFePO4 de última generación. Luego, dentro de cada química concreta, hay grandes variaciones de precios por marcas.

Facilidad de manejo y seguridad: Si bien las LiPo son imbatibles en la relación precio-calidad-peso-tasa de descarga-disponibilidad, no son tan cómodas de cargar (cada “pack” debe cargarse y balancearse por separado y si es más de uno puede ser molesto). La gente suele optar por pagar bastante más para no complicarse y compra sistemas con cargador del tipo enchufe con baterías de plomo (que exigen recarga inmediata después de su uso), litio u otras químicas. En esos casos se pueden dejar conectados sin tener que preocuparse por nada. Con las LiPo, en cambio, hay que tener la precaución de no (des)cargarlas en exceso ya que si se hinchan demasiado o se perforan el litio el litio arde en contacto con el oxígeno. Esto se puede prevenir mediante un buen trato de las baterías: no (des)cargar en exceso, monitorear la carga durante el la carga con equilibrado y guiarse por el indicador de batería, no descargándola en la bici hasta que corte el controlador, evitar golpes, colocarla una bolsa especial (Lipo sack, Lipo Safe, Lipo Bag) que reduce el peligro de fuego.

Se trata simplemente de tener sentido común, no hay que dramatizar. La gente se sienta todos los días en un vehículo cargado con litros y litros de combustible inflamable, simplemente tiene el cuidado de no mirar dentro del tanque con un mechero si tiene gasolina ¿no?

La capacidad de una batería se mide en Wh (sería el equivalente a los litros de combustible en el depósito de un coche) y es el resultado de multiplicar el voltaje de la batería (V) por el amperaje (Ah. v.g. una batería de 24 V (x)10Ah=240Wh, algo menos de una hora para un motor de 250W). Fijaos que una batería de 48 V y sólo 5 Ah por la misma regla podría mover el mismo motor (con un controlador de 48V, claro) durante el mismo tiempo. Para explicarlo lo más claro posible os ponemos estos ejemplos:

  • 10Ah significa 10 amperios durante una hora, o 20 amperios durante treinta minutos
  • 12Ah significa 12 amperios durante una hora, o 24 amperios durante treinta minutos

20Ah significa 20 amperios durante una hora, o 40 amperios durante treinta minutos.

Todas las baterías se degradan debido a su uso con el tiempo, y las de Litio no son una excepción. Las baterías tienen una vida aproximada de 36-48 meses que puede prolongarse o acortarse mucho dependiendo del cuidado de la misma.

A grandes rasgos (y si la batería es de calidad), a partir de cierto tiempo se empieza a notar una reducción de autonomía que varía dependiendo de la calidad de las celdas instaladas.

En eBIKE75 nos encargamos de reciclar correctamente las baterías usadas al acabar su vida útil.

Todas las baterías que ofrece eBIKE75 se recargan en cualquier toma doméstica de 220v. De igual forma que se cargan las de un ordenador portátil o un teléfono móvil. Atención: para recargarlas es conveniente conectar primero el cargador a la caja de baterías y luego conectar este al enchufe de la toma eléctrica y no al revés.

La gran mayoría de las bicis tienen las baterías extraíbles, de forma que puedas transportarlas para cargarlas en casa o en la oficina. También se pueden cargar sin desmontar de la bici, por ejemplo en un garaje. Por el momento, el movimiento de una bici no es capaz de generar energía suficiente para recargar una batería.

La carga máxima se consigue entre las 3 y 6 horas, dependiendo del modelo y el nivel de carga.

Frente a las antiguas y pesadas baterías de Plomo o las de Níquel Metal Hidruro, en estos momentos se están imponiendo las baterías de Litio en sus tres variantes principales: ION Litio, Litio Polímero (LiPo) o Litio Fosfato de Hierro (LiFPO4). Entre las múltiples ventajas destacan la menor densidad de energía por cm3 (ahorro de peso), la ausencia de «efecto memoria» y mayor cantidad de ciclos de recarga.

En las baterías de Litio, los ciclos de recarga implica que una vez finalizados estos, la capacidad de estas son del 80%.

Voltaje
(por celda)
Densidad
(Wh/kg)
Potencia
(W/kg)
Eficiencia
(%)
Descarga
(% / mes)
Ciclos de
recarga
Plomo – Ácido 2,1 30-40 180 70%-92% 3%-4% 500-800
NIMH 1,2 30-80 250-1000 66% 30% 750
Li ION 3,6 160 1800 80-90% 5%-10% 500
LI Po 3,7 130-200 3000+ 500
LiFePO4 3,25 80-120 1400 1200
A nivel sensación de empuje, las diferencias se encuentran en la ubicación de la planta motriz. Se dividen en: Delantero, Trasero y Central.

  • El motor de bicicleta eléctrica delantero. El motor está ubicado en el buje de la rueda delantera. Tiene la ventaja de dejar libre el eje trasero para montar cambios internos Reparte y compensa las cargas en las bicicletas. Facilita reparaciones y hace que tu bicicleta siempre se pueda usar ya sea con kit eléctrico o sin él (solo basta cambiar la rueda delantera y quitar la batería).
  • El motor de bicicleta eléctrica trasero. Es el que ofrece una sensación de empuje más deportiva al impulsar desde atrás al «estilo motocicleta». El motor está ubicado en el buje de la rueda trasera. El inconveniente de los motores traseros siempre es la mayor incomodidad a la hora de hacer reparaciones de pinchazos y demás maniobras en la rueda trasera.
  • El motor de bicicleta eléctrica central o «de pedalier», proporciona sensación de ir en bicicleta siempre con ayuda. La mayoría incorporan sensor de par, de forma que actúan inmediatamente al apoyar el pie en el pedal y facilitan la arrancada. Además las ruedas quedan liberadas como en una bicicleta convencional y es fácil realizar ajustes. No obstante, las reparaciones pueden resultar complicadas. Como las del motor en la rueda delantera permite el montaje de cambios externos o internos indistintamente. Se sobrecarga la zona central de la bicicleta, aunque también es cierto que la estructura de bielas y tirantes de los cuadros hace que este peso lo soporte sin problemas.
Lo que diferencia al motor sin escobillas (brushless) del motor de escobillas es básicamente que el motor brushless no utiliza escobillas para hacer el cambio de polaridad en su rotor. Las escobillas se acaban deteriorando, a los 15.000 o 20.000 Kms y se deben sustituir, incrementando los costes de mantenimiento.

Los motores de bicicletas en su inmensa mayoría son de tipo brushless. Comparado con los antiguos motores con escobillas, éstos son mucho más eficientes, con mejor relación Torque/Peso, mayor durabilidad, menor ruido, ausencia de chispas e interferencias con instrumentos, mayor potencia y una vida útil más longeva. Los motores brushless son más modernos y su rendimiento es un 85-95% frente al 75-85% de rendimiento en un motor eléctrico con escobillas.

Externamente, se distinguen porque el motor eléctrico con escobillas necesita una conexión de dos cables, mientras que el motor brushless necesita como mínimo tres cables.

Si no tengo bicicleta y quiero comprar una eléctrica, ¿cuál elijo?

Lo primero que hemos de tener en cuenta antes de comprar una bicicleta eléctrica o no, es el tipo de uso que haremos de ella. Existen bicicletas eléctricas para casi todos los tipos de usuario y de elegir bien dependerá en gran medida nuestras ganas de usarla y satisfacción en general.

Valora el uso que vas a dar a la bicicleta: Piensa que igual no es conveniente comprar una bicicleta de montaña para usarla en ciudad, ya que sus gruesos neumáticos le pueden restar eficiencia. Las bicicletas plegables son útiles para subirlas a casa o llevarlas en el coche, pero no para largas distancias. Algunas bicis eléctricas son demasiado grandes para llevarlas en el tren o meterlas en el ascensor de tu casa o del trabajo. En ese caso, quizás te convenga una plegable.

En cuanto a las eléctricas, podemos definir los siguientes tipos:

Plegables: Se recomiendan fundamentalmente para uso urbano. Suelen llevar llantas pequeñas. No son recomendables para uso deportivo ni en terrenos demasiado complicados debido a que al ser plegables, su menor rigidez torsional afecta en la seguridad y en la propia estructura de la bicicleta.

Urbanas: Las urbanas rígidas se recomiendan para quienes busquen comodidad en la ciudad y trayectos cortos. Son cómodas por encima de todo. Suelen incorporar multitud de detalles prácticos y frenos y cambio son de tecnología simple y probada y la mayoría son de barra baja que acentúa su practicidad. Tampoco son recomendables para un uso más allá de las ciudades debido a las limitaciones en frenos, cuadro y cajas de cambio.

Trekking: Son las que en la mayoría de países se consideran la «bicicleta total». Las marcas «premium» las dotan cuadros de aluminio de gran calidad acompañados de frenos y cajas de cambio a muy buen nivel. Su postura es ligeramente más deportiva que las urbanas pero sin llegar a cansar. También suelen montar cubiertas «todo uso» y algún detalle práctico como luces, parrilla trasera, etc. Se recomiendan para todo uso de forma moderada, pudiendo circular por ciudad, caminos suaves y mojados, excursiones de carretera, etc. La mayoría de marcas «premium» tienen modelos de este tipo con varias motorizaciones al tener una gran variedad de usos.

Montaña (MTB): Dotadas de cuadros y componentes destinados a veredas y caminos rotos de monte y montaña, tanto el cambio, neumáticos, etc. están diseñados para ese fin. Son recomendables para el usuario que realmente les dará ese uso deportivo en tierra y senderos. No son recomendables para asfalto debido por un lado a que sus anchos neumáticos ofrecen más del doble de resistencia a la pedalada traduciéndose en un mayor esfuerzo y consumo de batería.

Se puede circular perfectamente con lluvia, o dejarla en la calle cuando llueva. No hay ningún problema. Tienes que pensar que este medio de transporte es ampliamente utilizado en países europeos con muchos más días de lluvia que en España, como Alemania u Holanda.

De todas formas, siempre es conveniente secar los componentes eléctricos (controlador, batería, y cableado) con un trapo seco y limpio, para conservarla en perfecto estado y minimizar el riesgo de oxidación.

ATENCIÓN: Aunque los componentes eléctricos están perfectamente protegidos debes evitar lavarlos con chorros de agua a presión.

En circuitos urbanos no es obligatorio el uso de casco en adultos. No obstante, eBIKE75 recomienda:

  • Siempre el uso del casco por TU SEGURIDAD
  • El uso de luz delantera y trasera (te tienen que ver) por TU SEGURIDAD
  • El timbre es obligatorio en ciudad y el uso de un chaleco reflectante según dice el Reglamento General de Tráfico «entre la puesta y la salida del sol”», aunque te aconsejamos que al igual que el casco, te lo pongas siempre y muy especialmente en días con niebla o lluvia.
Es un de las grandes ventajas de las bicicletas eléctricas homologadas, y es tienen la misma consideración legal que una bicicleta. Por tanto, no necesitan permiso de conducción, ni contratar seguro alguno para circular por vía pública, a diferencia de las motocicletas y los coches.

Las bicicletas eléctricas homologadas como tales son las que cumplen con la Directiva Europea 2002/24/CE, que define las características que deben reunir la las bicicletas con pedaleo asistido. Básicamente, son aquellas equipadas con un motor eléctrico auxiliar, de potencia nominal continua máxima de 0,25 kilovatios, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa cuando la velocidad del vehículo alcance los 25 Km/h, o antes si el ciclista deja de pedalear.

Poder, se puede. Pero su utilización no es legal.

Es conveniente saber que el uso incorrecto de aceleradores, reduce la vida útil de las baterías y puede dañar los motores. Por ello, eBIKE75 recomienda que no instales este tipo de dispositivos.

En eBIKE75 no incorporamos aceleradores, sino que nuestros equipos cuentan con un control para ajustar los distintos niveles de asistencia.

SÍ. De lo contrario NO tendrás una bicicleta eléctrica homologada. En caso contrario, la asistencia eléctrica funcionaría únicamente a través de un acelerador (independiente de que se diera a los pedales o no), en cuyo caso no estaríamos hablando de una bicicleta sino de un ciclomotor.
En el siguiente estudio se analizan los costes de adquisición y mantenimiento de diferentes tipos de vehículos respecto del uso de transporte urbano.

Se han supuesto dos tipos de utilización, recorridos de 15 Kms diarios y de 30 Kms diarios. Como referencia 15 Kms corresponde a los siguientes recorridos:

Barcelona: es un recorrido de ida y vuelta entre Montjuic y el edificio de Telefónica (7.5 Kms x 2)

Madrid: es un recorrido de ida y vuelta entre Atocha y las torres de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid (7.5 Kms x 2)

Sevilla: es un recorrido de ida y vuelta entre el puente del Quinto Centenario y la iglesia de la Macarena (7.5 Kms x 2)

Se han hecho dos análisis, durante los primeros cuatro años, donde se han amortizado los costes de adquisición de motos y bicis y de cuatro a ocho años, donde se ha terminado de amortizar el coste de adquisición del coche.

En la siguiente tabla se muestran los resultados del estudio, pasándose posteriormente a la explicación de cómo se ha obtenido la misma.

Costes de utilización de los diferentes medios de transporte durante ocho años

Años 0 a 4 Años 4 a 8 Total desde año 0 a 8
Tipo de vehículo 15km diarios 30km diarios 15km diarios 30km diarios 15km diarios 30km diarios
Moto 873 € 1059 € 408 € 584 € 5124 € 6572 €
Moto eléctrica 1370 € 1395 € 120 €** 145 €** 5960 € 6160 €
Coche utilitario 1730 € 1915 € 1730 € 1915 € 13840 € 15320 €
Metro – autobus 560 € 724 € 560 € 724 € 4480 € 5792 €
Bici eléctrica 386 €* 392 €* 61 €*** 67 €*** 1788 € 1836 €
Kit para bici eléctrica 211 €* 217 €* 61 €*** 67 €*** 1088 € 1136 €

* Se ha incluido el precio del cambio de la batería cada dos años (del lado de la seguridad)

** A partir del cuarto año, los costes se limitarían al gasto de electricidad en las recargas y el seguro obligatorio y de circulación.

***Del mismo modo que en el caso anterior, a partir del cuarto año solo habría gastos del consumo de electricidad en las recargas y el cambio de las baterías cada dos años (del lado de la seguridad).

Los kits eléctricos son vehículos rápidos, silenciosos, ecológicos, saludables y eficientes. Y sobre todo, muy divertidos. Con una bici eléctrica nunca te dará pereza moverte porque podrás subir grandes pendientes con un mínimo esfuerzo. Además, no es necesario ningún tipo de permiso de circulación ni seguro.

El consumo energético de la bicicleta eléctrica es muy atractivo. El consumo aproximado cada 100Km es de 1kw/h, o lo que es lo mismo, unos 0,15€ aproximadamente.
Por supuesto que SÍ. Es una de las ventajas frente a vehículos como las motos o los coches ya que podrás aprovecharte de los carriles de bicicleta y todo tipo de infraestructuras para ciclistas convencionales.
La velocidad máxima permitida para el motor eléctrico te asista es de 25 Km/hora. A partir de esa velocidad el motor se desconecta y dependerás exclusivamente de tu pedaleo. En el momento que vuelvas a estar por debajo de los 25 Km/hora (por ej. en una cuesta), el motor volverá a activarse y así sucesivamente.
Se puede instalar, siempre y cuando sea posible alojar la batería. La batería de transportín se puede acoplar, y si el cuadro permite la incorporación de la batería de botella también. Hay que tener en cuenta que las dimensiones de la batería de botella son 36 cms de largo por 12 cms. de alto aproximadamente.