La utilización de la bicicleta con un kit eléctrico por parte de personas mayores les permitirá disfrutar de una actividad deportiva mediante un esfuerzo moderado, con importantes beneficios para la salud. El dolor de espalda, sobrepeso o las enfermedades cardiovasculares podrían mejorarse. Además supone una alternativa ecológica, eficiente y económica que permite desplazarse por la ciudad con total seguridad y fiabilidad.

Tanto el mantenimiento como el manejo es muy sencillo adaptable a cualquier tipo de bicicleta, el usuario puede regular el nivel de ayuda en el pedaleo con una autonomía de hasta 60 km.

Un kit eléctrico adaptado a una bicicleta facilita realizar recorridos a mayor distancia con menor esfuerzo. Con los kits de asistencia eléctrica, concebidos para un uso tanto esporádico como diario de recorridos y terrenos sencillos, la sensación de montar en bicicleta es más agradable y suave en el pedaleo permitiendo un esfuerzo constante y regular del corazón. Además por su diseño cuasi-impermeable puede usarse bajo la lluvia y en condiciones climatológicas adversas.

¿Por qué una bicicleta con asistencia eléctrica para mayores?

Porque es un nuevo medio de transporte barato, anti-crisis, saludable y sin esfuerzo.

Resuelve además situaciones habituales en las que se encuentra un aficionado a la bici: pereza por no estar en forma, miedo a desentonar jóvenes o amigos en mejor forma física, planificar rutas más largas y rápidas, acoplar carritos para llevar a niños o incluso realizar compras…

La conducción es muy sencilla, no es necesario manejar controles.

Autonomía, el motor eléctrico hace que se puedan recorrer con facilidad distancias más largas. Eficiencia: mayor o igual velocidad con menor esfuerzo. Esta característica hace que las cuestas no sean ya un problema con lo que resulta ideal para personas mayores y ciclistas urbanos que no quieren llegar sudados al trabajo.
Pero antes de montar en bicicleta recuerda siempre:

  • Consultar con el médico antes de realizar cualquier actividad que suponga esfuerzo físico
  • Llevar algo de bebida y fruta
  • Evitar la ingesta de posibles medicamentos que puedan causar somnolencia o efecto sedante
  • Vigilar la presión de las ruedas y las luces
  • Circular por el carril bici cuando sea posible
  • Hacerse ver con ropa reflectante y luces encendidas
  • Pedalear a un ritmo cómodo. Recuerda que puedes tener una bici eléctrica sin necesidad de comprar otra bici y adaptar tu ritmo según los distintos niveles.
  • No excedas los 30 minutos de esfuezo en la primera vez que practiques
  • Selecciona una ruta lo más segura posible
  • Respeta las señales de tráfico y mantén especial cuidado en cruces y rotondas